Menú Principal

Principal

ANTECEDENTES:

El Plan Nacional de Inversiones de Salud 2014-2018 es un compromiso de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, que está generando un profundo cambio en la infraestructura sanitaria, equipamiento clínico, transporte de usuarios/as y recursos humanos en la Red Pública de Salud, permitiendo mejorar la calidad de la atención de un sistema en el que se atiende el 80% de los chilenos y chilenas.

Este plan es el mayor esfuerzo en inversión pública realizado en toda la historia de la Salud Pública de Chile. En su diseño se consideró el deterioro y obsolescencia de la infraestructura y tecnología de los distintos dispositivos de salud de la red asistencial. Es decir, se trata de un esfuerzo orientado a construir y renovar infraestructura sanitaria de acuerdo a las necesidades de salud que el programa de Gobierno identificó y priorizó, complementario con el aumento histórico de la dotación de Médicos y Odontólogos en la Atención Primaria de Salud, en Etapa de Destinación y Formación (EDF o conocidos como Médicos Generales de Zona) y al Plan de formación de especialistas.

El Plan Nacional de Inversiones involucra el desarrollo de obras en la Atención Primaria de Salud y en la red hospitalaria de baja, mediana y alta complejidad en todas las regiones del país.

¿CON QUÉ NOS ENCONTRAMOS AL LLEGAR AL GOBIERNO?

Durante el gobierno anterior se construyeron 9 recintos modulares post terremoto, con una vida útil promedio de 8 años.  Todo el resto de la construcción hospitalaria entregada durante 2010 y 2014, es decir 18 establecimientos, fueron licitados, diseñados o sus obras habían comenzado en gobiernos anteriores.

En marzo de 2014, al asumir el Gobierno, se recibieron 16 recintos con serios problemas de desarrollo. De ellos, 9 presentaban obras abandonadas; 6 se encontraban con retrasos considerables y 1 no contaba con financiamiento. Lo anterior implicó resolver esta cartera de inversiones heredada con el presupuesto sectorial asignado para 2014.

Al enfrentar estos problemas, los Servicios de Salud detectaron la existencia de proyectos con falta de financiamiento asignado, quiebras de empresas constructoras, boletas de garantías falsas, entre otras irregularidades que quedaron demostradas en las conclusiones del informe emanado por la Comisión Investigadora de Infraestructura Hospitalaria de la Cámara de Diputados.

¿CUÁL SERÁ EL LEGADO DE LA PRESIDENTA BACHELET?

El compromiso del Gobierno de la Presidenta Bachelet es dejar terminados 20 establecimientos hospitalarios en marzo de 2018. Otros 49 quedarán en fase de construcción, licitación, estudios técnicos de pre-inversión o diseño de obras.

Se trata de una nueva generación de hospitales que le cambiarán la cara a la Salud Pública del país, con nuevos estándares de calidad, que incluyen eficiencia energética, equipamiento con tecnología de última generación, espacios amigables para humanizar el trato (salas de acogida, de duelo, de parto integral, por mencionar algunas), construcciones antisísmicas, con pertinencia cultural, entre otras características que materializan el derecho a una Salud digna y de calidad, desde Arica hasta Puerto Williams.

La Presidenta Bachelet, además de los 20 hospitales comprometidos, dejará en funcionamiento 6 establecimientos hospitalarios iniciados en administraciones anteriores (Copiapó, Rancagua, Talca, Los Ángeles, Laja y Lautaro,). Cuatro de ellos se gestaron en su primer período de gobierno.

En materia de Atención Primaria, el plan compromete la construcción en el período de Gobierno de 332 establecimientos asistenciales, de los cuales 100 corresponden a Centros de Salud Familiar, 100 a Centros Comunitarios de Salud Familiar y 132 a Servicios de Atención Primaria de Urgencia de Alta Resolutividad, además de la reposición y adquisición de equipamiento clínico, ambulancias y vehículos.